Las Navas, 52
  08208 Sabadell
  Tel. 93 717 05 05 - 647 99 37 08
  info@mudanzaslora.com
                              
Una, dos tres o más veces en nuestra vida, es casi ineludible que tengamos que hacer frete a unas mudanzas. A veces porque nos trasladamos de domicilio, otras porque repartimos nuestros bienes entre la primera y la segunda residencia, o quizá, tal y como sucede cada vez con más frecuencia, porque nuestro empleo nos lleva a vivir en otra ciudad durante unos años.

En primer lugar, es recomendable comprobar que la empresa de mudanzas que hemos escogido tenga una sede social legal. Es decir, que no nos llevemos sorpresas desagradables (falta de seguro en caso de desperfectos, pèrdida de las mercancías, etc.)

A continuación, podemos solicitar a la empresa de mudanzas un presupuesto por escrito. En éste se debe dar fe de la cuantía a pagar, y de su proporción lógica con factores como el material de embalaje utilizado, las condiciones para el acceso a la vivienda o la peligrosidad que supone la mudanza.

Una vez estemos de acuerdo con todas las cláusulas, llega el momento de formalizar un contrato, que debe ser, siempre, homologado. Asimismo, éste debe facilitar las posibles reclamaciones por desperfectos.

Ahora sólo nos queda esperar que se realice la mudanza y desembolsar el dinero. Aunque por lo general se exige el pago por adelantado, la empresa de mudanzas está obligada a vigilar y asegurar la carga y cobrar sus servicios una vez realizado el trabajo.



 
Soluciones temporales: los guardamuebles
Antes de entrar el cólera y empezar a tirar o vender objetos de valor por falta de espacio, como solución durante un largo período, podemos contratar los servicios de un guardamuebles. La gran mayoría de empresas de mudanzas cuentan con este servicio adicional. Un guardamuebles es, en realidad, una almacén destinado exclusivamente a la custodia de mobiliario i enseres de hogar u oficina. Tras realizar un inventario, los objetos se embalan y se cargan en sostenedores. Como garantía, en el momento del precintado el cliente está presente.
Cuestión de tiempo
Aunque nunca nos parezca encontrar el momento ideal para hacer una mudanza, los expertos consideran que entre los meses de junio y julio es más factible, debido a la proximidad con las vacaciones estivales. Hecho que hace el traslado menos traumático. No obstante, lo más recomendable, además de elegir un mes en el calendario, es establecer con tiempo suficiente la ejecución, para planificarse bien.


  * 30 años de experiencia en mudanzas
  * Disponemos y alquilamos elevador
  * Guardamuebles a su disposición